Make your own free website on Tripod.com

La Santa Cruz de Cristo

Inicio
Jorge Dore: Carta Abierta a Jorge Bergoglio
La Herejía Bergogliana
Falso Ecumenismo
Homenaje a San Pedro Damián
San Pedro Damián
Profecías Beata Isabel Canori Mora
Dictadura de "tolerancia" en Radio María:El Profesor de Mattei despedido por publicar este artículo
Beata Ana Catalina Emmerick
Mi identidad Católica y mi profesión de fe - Yo Creo
Velitas virtuales
Los Buscadores de la Verdad frente a los cobardes de mente abierta
La última prueba de la Iglesia
El Arzobispo Fulton Sheen describió al Falso Profeta
Espíritu de Burla
Don Bosco
Pedagogía salesiana
¡El Horror! Periodista de Buenos Aires describe a Bergoglio!
Francisco anima en su libro a los sacerdotes a que dejen el sacerdocio si ellos se enamoran
El Cardenal Bergoglio permitió una cermonia homosexual en Argentina
El Cardenal Bergoglio apoyó las uniones civiles.
A pesar de ser proabortos, Biden, Pelosi recibiron la comunión en la misa del Vaticano
San Francisco de Sales
Alejandro Bermúdez otro lobo vestido de Oveja
Revelaciones Celestiales de Santa Brígida de Suecia
El oscurecimiento de la Iglesia
Impunidad eclesiástica en el escándalo del Sacerdote Ignacio Periés
Rezar el Rosario
La Realeza de Cristo
Misterios del Rosario y sus frutos
Un Hereje no puede ser Papa
El Socialismo el Tren hacia el Infierno
La sacralidad de la liturgia
Plegaria de consagración del hogar a la sagrada Familia
Sobre una Cierta "LIBERACIÓN" por el Teólogo Cardenal Joseph Ratzinger
Virgen de Guadalupe
Noticias
La verdad no cambia
Plan de Acción en tiempos de Apostasía
Mensaje Doctrinal de la Medalla
El pequeño número de los que se salvan.
Viva Cristo Rey!
Nuestra Señora de Akita
Rosario De La Sangre Preciosa de Cristo
El Angelus
La Santa Cruz de Cristo
Noviembre dedicado a las Benditas Almas del Purgatorio
Coronilla a San Miguel Arcángel
Oraciones por las almas del Purgatorio
Conquistando la Santidad
Santos amigos de otros Santos
Santa Pureza
Oraciones por un difunto.
San Miguel Arcángel
Acto de Consagración al Inmaculado Corazón de María
Virgen de la Salette
Una multitud de personas se condenan
Abuso de la divina misericordia
La misericordia de Dios te llama a la conversión
Perseverancia final en la Fe, y en las buenas obras
El Infierno
Testimonio de un Sacerdote Católico sobre el Infierno
Revelaciones sobre el Infierno Dogma de la Iglesia
El Infierno Existe
Nuestra Señora del Rosario.
Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Arcángel Rafael
Oraciones por los estudiantes
Corona de los 7 dolores
Los Malos hábitos escrito por San Alfonso María de Ligorio
La Capa Sagrada de San José
Sermón del Santo Cura de Ars
Mensaje de la Divina Misericordia
Santa Margarita de Escocia
¿Cuándo es correcto y un deber juzgar?
Carnavales Fiestas Paganas

¡Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, porque por tu santa Cruz redimiste al mundo! -Amén.

SIGNO Y SEÑAL DE CONTRADICCIÓN QUE HARÁ QUE MUCHOS TROPIECEN Y OTROS SE LEVANTEN.
LA PIEDRA DE TROPIEZO QUE RECHAZARON LOS CONSTRUCTORES. LA CRUZ INSTRUMENTO DE SALVACIÓN USADO POR EL MISMO DIOS. TRONO DE CRISTO DONDE VENCE AL MALIGNO. 


Dios anuló el documento de deuda que había contra nosotros y que nos obligaba; lo eliminó clavándolo en la cruz Col 2:14

1 Corintios 11: 23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan, 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí.» 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí.» 26 Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.

 t t t

La Biblia nos dice que muchos en el mundo son enemigo de la cruz de Cristo. Los invito pues a exaltar la santa cruz en sus hogares poniéndola en las puertas de su casa. 
En un mundo hedonista no hay cabida para la Santa Cruz por eso los herejes modernistas odian el autentico crucifijo.

Filipenses 3:18
 18Porque muchos andan, de los cuales os dije muchas
 Veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos
 de la cruz de CRISTO; 19Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno
 Tampoco olvidemos que debemos de exaltar la cruz en nosotros mismos de tal manera que nuestra manera de vivir no se constituya en enemiga de la santa Cruz; un verdadero discípulo nunca avergüenza a su maestro sino que fielmente lo sigue, los discípulos en la antigüedad se iban a vivir con el Maestro; por eso en el evangelio le pregunta a Jesús muéstranos donde vives? Y El les responde síganme y lo verán; porque Jesús no tiene una casa terrena sino celestial, los que seguimos a Jesús vivimos en comunión con El; y entonces nuestro cuerpo se constituye en morada viva de Dios como lo afirma la escritura, para después un día ser dignos de vivir en su santa presencia. “…Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO”. 2 Corintios 6:16
 Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada. Juan 14:23
 Nos dice San Pablo en 1 Corintios 1:17-18:
 LA LOCURA DE LA CRUZ
De todas maneras, no me envió Cristo a bautizar, sino a proclamar el Evangelio. ¡Y no con discursos sofisticados! No sea que borremos la cruz del Mesías. Bien es cierto que el lenguaje de la cruz resulta una locura para los que se pierden; pero para los que se salvan, para nosotros, es poder de Dios.
La escritura nos afirma que para ser verdaderos discípulos de Cristo debemos crucificar en nuestra propia carne los vicios y las malas pasiones y todo afecto desordenado que ata a la carne por medio de la concupiscencia.
Los que se entregan a los excesos como la gula y a las cosas terrenas son enemigos de la cruz de Cristo: Flp 3, 18-19
 Gálatas 5:24 Los que son de Cristo Jesús han crucificado la naturaleza pecaminosa, con sus pasiones y deseos.
 
Es decir el sello de pertenencia a Cristo debe de estar marcado por una vida santa renunciando al pecado; Apartándose de las malas compañías y dejando todos los malos hábitos que teníamos antes de abrirle la puerta a Cristo y aceptarlo en nuestro corazón como nuestro Señor y Salvador y cenar con El; ósea le abrimos la puerta de nuestro corazón para tener común unión con Dios en la cena eucarística ya que la Biblia nos advierte que quienes desprecian aquí el banquete eucarístico no serán invitados a la cena de las Bodas del Cordero en el Cielo.
 Recordemos siempre hacer con devoción ' La señal de la cruz es un signo y un sacramental, por el cual manifestamos nuestra fe que Cristo nos redimió por Su Cruz. Como todo signo, vale en cuanto se hace como expresión auténtica del corazón. Es un signo de nuestra redención, y un emblema del amor de Dios hacia los hombres.
 Es un símbolo de pertenencia a Dios por el bautismo. Es una arma contra la tentación, y acechanzas del demonio'
 Tertuliano dice sobre la señal de la cruz:
“En todos nuestros viajes y movimientos, en todas nuestras entradas y salidas, al ponernos nuestros zapatos, en el baño, en la mesa, al prender las velas, al acostarnos, al sentarnos, cualquiera que sea nuestra ocupación, nos marcamos la frente con el signo de la cruz”.
 San Cirilo de Jerusalén nos enseña: “Debemos hacer el signo de la cruz cuando comemos y bebemos, nos sentamos, vamos a la cama, nos levantamos, hablamos, caminamos, en suma: en cada acción”.
Ya en el Antiguo Testamento se hablaba de los marcados por el signo de la letra "tau", en forma de cruz (Ez. 9:4-6) y el Apocalipsis también nombra la marca que llevan los elegidos.
 "En todas las cosas de nuestra religión nos valemos de la señal de la cruz. Por esto la cruz se llama signo, porque usamos de ella con el fin de que no se acerque mal alguno que nos infeste. (S. Juan Crisóstomo).
 
Oración de protección de la Santa Cruz
Ayúdanos, oh Señor nuestro Dios, y defiéndenos cada vez más con la fuerza de tu santa Cruz, en cuyo honor  tú has hecho que nos regocijemos. Por Cristo nuestro Señor. Amen.

Este crucifijo le habló a Santa Gemma Galgani

✞“Nosotros predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los infieles...” 

1 Corintios 1:23 “Haced la señal de la cruz al comer, al beber, cuando os sentáis y cuando os acostáis, y para decirlo en una palabra, en todos tiempos y en todas ocaciones”  (San Cirilo de Jerusalén, Cath. 4, sent. 3, Tric. T. 2, p. 336.)
 
 
“Que nadie se avergüence de los símbolos sagrados de nuestra salvación [...]; llevemos mas bien por todas partes, como una corona, la Cruz de Cristo. Todo, en efecto, entra en nosotros por la Cruz. Cuando hemos de regenerarnos, allí esta presente la Cruz; cuando nos alimentamos de la mística comida; cuando se nos consagra ministros del altar; cuando se cumple cualquier otro misterio, allí esta siempre este símbolo de victoria. De ahí el fervor con que lo inscribimos y dibujamos, en nuestras casas, sobre las paredes, sobre las ventanas, sobre nuestra frente y en el corazón. Porque este es el signo de nuestra salvación, el signo de la libertad del genero humano, el signo de la bondad de Dios para con nosotros”. (San Juan Crisóstomo Hom. sobre S. Mateo, 54)
 
“Oigan esto cuantos se avergüenzan de la Pasión y de la Cruz de Cristo. Porque si el Príncipe de los Apóstoles, aun antes de entender claramente este misterio, fue llamado Satanás por haberse avergonzado de él, ¿qué perdón pueden tener aquellos que, después de tan manifiesta demostración, niegan la economía de la Cruz? Porque si el que así fue proclamado bienaventurado, si el que tan gloriosa confesión hizo, tal palabra hubo de oír, considerar lo que habrán de sufrir los que, después de todo eso, destruyen y anulan el misterio de la Cruz”. ( San Juan Crisóstomo Homilía sobre San Mateo, 54.)
 
“No hay mejor joya que la cruz  [...]. En las casas, en las calles, en el desierto, en los caminos, en los montes, en las cascadas, en las colinas, en el mar, en el bosque, en las islas, en los lechos y en los vestidos, en las armas y en los talamos, en los convites y en los vasos religiosos, en las joyas y en las paredes decoradas, en la guerra, en la paz, en el día y en la noche..., todos buscan su inefable gracia. Nadie se avergüenza de este signo de la cruz.” ( San Juan Crisóstomo, Homilía sobre San Mateo, 54)
 
“En todas las cosas de nuestra religión nos valemos de la señal de la cruz. Por esto la cruz se llama signo, porque usamos de ella con el fin de que no se acerque mal alguno que nos infecte.” (San Juan Crisóstomo, Sobre la adoración de la preciosa Cruz, 257) 
 
“Cuando hacéis la señal de la cruz, representaos toda la virtud que en la cruz se contiene, y este será un medio oportuno para sosegar la ira y reprimir en vuestras almas todos los movimientos rebeldes a la razón. Cuando hagáis, pues, la señal de la cruz en la frente, en el pecho, en los ojos y en todo el resto de vuestro cuerpo, ofreceos a Dios al mismo tiempo en espíritu.” (S. Juan Crisóst., ¡bid., sent. 153, Trie. ibid., p. 329.)"
 
“Con estas palabras identifica su gloria con su elevación en la cruz. La cruz de Cristo es, en efecto, su gloria y su exaltación, ya que dice: Yo, cuando sea levantado en alto, atraeré a mi a todos los hombres.”(San Andrés de Creta, Disertación 9, en el Domingo Ramos)
 
“Armaos en todas vuestras acciones con la señal de la cruz como con un escudo; porque, pues nadie se atrevería a ofender al que lleva el sello de un Rey de la tierra, ¿qué podemos tener de parte ninguna los que llevamos la insignia sagrada del Soberano Emperador del cielo? ”. (San Efren., de Paroch., sent. 23, Tric. T. 3, p. 80 y 8 l.)"
 
“La cruz no encierra en si mezcla de bien y de mal, como el árbol del Edén, sino que toda ella es hermosa y agradable, tanto para la vista como para el gusto. Se trata, en efecto, del leño que engendra la vida, no la muerte; que da luz, no tinieblas; que introduce en el Edén, no que hace salir de el. La Cruz es el madero al cual subió Cristo, como un rey a su carro de combate, para, desde el, vencer al demonio, que detentaba el poder de la muerte, y liberar al genero humano de la esclavitud del tirano”. (San Teodoro Estudita , Disertación sobre la adoración de la cruz).
 
 
 
¡Te adoramos oh Cristo y te bendecimos, porque por tu santa Cruz redimiste al mundo! -Amén
(¯'v'¯)
✿.¸.♥'
¸.♥'¸.✿'¨) ¸.•*¨)
(¸.♥'(¸.✿ .♥'¸¸♥❥
Gloriémonoss en la cruz de Jesús ✞... igual que san Pablo
✝“Pero lejos esté de mí el gloriarme sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien el mundo me ha sido crucific...ado a mí y yo al mundo.”Gálatas 6:14
✝“Bien es cierto que el lenguaje de la cruz resulta una locura para los que se pierden; pero para los que se salvan, para nosotros, es poder de Dios.” 1 Corintios 1:18
✝Filipenses 3:18-19
Porque muchos andan, de los cuales os dije muchas
veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos
de la cruz de CRISTO; Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que sienten lo terreno.”
 

 t t t

LA CRUZ ES LA GLORIA Y EXALTACIÓN DE CRISTO
 San Andrés de Creta, Sermón 10
 sobre la Exaltación de la santa cruz
 
Por la cruz, cuya fiesta celebramos, fueron expulsadas las tinieblas y devuelta la luz. Celebramos hoy la fiesta de la cruz y, junto con el Crucificado, nos elevamos hacia lo alto, para, dejando abajo la tierra y el pecado, gozar de los bienes celestiales; tal y tan grande es la posesión de la cruz. Quien posee la cruz posee un tesoro. Y, al decir un tesoro, quiero significar con esta expresión a aquel que es, de nombre y de hecho, el más excelente de todos los bienes, en el cual, por el cual y para el cual culmina nuestra salvación y se nos restituye a nuestro estado de justicia original.
 
Porque, sin la cruz, Cristo no hubiera sido crucificado. Sin la cruz, aquel que es la vida no hubiera sido clavado en el leño. Si no hubiese sido clavado, las fuentes de la inmortalidad no hubiesen manado de su costado la sangre y el agua que purifican el mundo, no hubiese sido rasgado el documento en que constaba la deuda contraída por nuestros pecados, no hubiéramos sido declarados libres, no disfrutaríamos del árbol de la vida, el paraíso continuaría cerrado. Sin la cruz, no hubiera sido derrotada la muerte, ni despojado el lugar de los muertos.
 
Por esto, la cruz es cosa grande y preciosa. Grande, porque ella es el origen de innumerables bienes, tanto más numerosos cuanto que los milagros y sufrimientos de Cristo juegan un papel decisivo en su obra de salvación. Preciosa, porque la cruz significa a la vez el sufrimiento y el trofeo del mismo Dios: el sufrimiento, porque en ella sufrió una muerte voluntaria; el trofeo, porque en ella quedó herido de muerte el demonio y, con él, fue vencida la muerte. En la cruz fueron demolidas las puertas de la región de los muertos, y la cruz se convirtió en salvación universal para todo el mundo.
 
La cruz es llamada también gloria y exaltación de Cristo. Ella es el cáliz rebosante de que nos habla el salmo, y la culminación de todos los tormentos que padeció Cristo por nosotros. El mismo Cristo nos enseña que la cruz es su gloria, cuando dice: Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él, y pronto lo glorificará. Y también: Padre, glorifícame con la gloria que yo tenía cerca de ti, antes que el mundo existiese. Y asimismo dice: «Padre, glorifica tu nombre». Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo», palabras que se referían a la gloria que había de conseguir en la cruz.
 
También nos enseña Cristo que la cruz es su exaltación, cuando dice: Cuando yo sea elevado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí. Está claro, pues, que la cruz es la gloria y exaltación de Cristo.

“Él ha sido herido por nuestras rebeldías, molido por nuestras culpas. Él soportó el castigo que nos trae la paz y por sus llagas hemos sido curados” (Isaías 53, 5).
“Cristo llevó nuestros pecados en su cuerpo, a fin de que, muertos al pecado, vivamos para la justicia; sus heridas nos han curado”(1P 2, 24).
Te alabamos Oh Cristo y te bendecimos.
R. Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo
¡Oh cruz fiel, árbol único en nobleza!
Jamás el bosque dio mejor tributo en hoja, en flor y en fruto. ¡Dulces clavos!
¡Dulce árbol donde la vida empieza con un peso tan dulce en la corteza!
Al Dios de los designios de la historia, que es Padre, Hijo y Espíritu, alabanza;
al que en la cruz devuelve la esperanza de toda salvación, honor y gloria. Amen.

“Cristo llevó nuestros pecados en su cuerpo, a fin de que, muertos al pecado, vivamos para la justicia; sus heridas nos han curado”(1P 2, 24).
Debemos crucificar nuestra propia carne con sus vicios y pasiones para ser verdaderos discípulos de Cristo .
" Los que pertenecen a Cristo Jesús han clavado en la cruz las pasiones y los deseos de la naturaleza pecaminosa y los han crucificado allí." Gálatas 5:24
Nuestro <<hombre viejo>> esta crucificado con Cristo por el bautismo y por la conversión a la vida cristiana: Rom 6, 5-2; 7, 4.
Filipenses 3:18-19
Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo. Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.
 
Oración
Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz, concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio, alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo.


A Cristo crucificado

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, señor; muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.
Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No tienes que me dar porque te quiera,
pues aunque cuanto espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

 

Autor desconocido  (se le ha atribuido a varios autores pero no se sabe con certeza .)

I Corintios 1,18 Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan - para nosotros - es fuerza de Dios.
 I Corintios 1,23-24  Nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.
 
Gálatas 5,24
Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y concupiscencias.
 Gálatas 6,14
"Lo que es a mi, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para mi, y yo para el mundo."
Romanos 6:6 Sabemos esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Cristo , para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado.

La Exaltación de
la Santa Cruz

14 de Septiembre
Fuente :ewtn
 

La fiesta del Triunfo de la Santa Cruz se hace en recuerdo de la recuperación de la Santa Cruz obtenida en el año 614 por el emperador Heraclio, quien la logró rescatar de los Persas que se la habían robado de Jerusalén.
Al llegar de nuevo la Santa Cruz a Jerusalén, el emperador dispuso acompañarla en solemne procesión, pero vestido con todos los lujosos ornamentos reales, y de pronto se dió cuenta de que no era capaz de avanzar. Entonces el Arzobispo de Jerusalén, Zacarías, le dijo: "Es que todo ese lujo de vestidos que lleva, están en desacuerdo con el aspecto humilde y doloroso de Cristo, cuando iba cargando la cruz por estas calles".
Entonces el emperador se despojó de su manto de lujo y de su corona de oro, y descalzo, empezó a recorrer así las calles y pudo seguir en la piadosa procesión.
La Santa Cruz (para evitar nuevos robos) fue partida en varios pedazos. Uno fue llevado a Roma, otro a Constantinopla, un tercero se dejó en un hermoso cofre de plata en Jerusalén. Otro se partió en pequeñísimas astillas para repartirlas en diversas iglesias del mundo entero, que se llamaron "Veracruz"(verdadera cruz).
Nosotros recordamos con mucho cariño y veneración la Santa Cruz porque en ella murió nuestro Redentor Jesucristo, y con las cinco heridas que allí padeció pagó Cristo nuestras inmensas deudas con Dios y nos consiguió la salvación.
A San Antonio Abad (año 300, fiesta el 17 de enero) le sucedió que el demonio lo atacaba con terribilísimas tentaciones y cuentan que un día, angustiado por tantos ataques, se le ocurrió hacerse la señal de la Cruz, y el demonio se alejó. En adelante cada vez que le llegaban los ataques diabólicos, el santo hacía la señal de la cruz y el enemigo huía. Y dicen que entonces empezó la costumbre de hacer la señal de la cruz para librarse de males.
De una gran santa se narra que empezaron a llegarle espantosas tentaciones de tristeza. Por todo se disgustaba. Consultó con su director espiritual y este le dijo: "Si Usted no está enferma del cuerpo, ésta tristeza es una tentación del demonio". Le recomendó la frase del libro del Eclesiástico en la S. Biblia: "La tristeza no produce ningún fruto bueno". Y le aconsejó: "Cada vez que le llegue la tristeza, haga muy devotamente la señal de la cruz". La santa empezó a notar que con la señal de la cruz se le alejaba el espíritu de tristeza.
Cuando Nuestra Señora se le apareció por primera vez a Santa Bernardita en Lourdes (Año 1859), la niña al ver a la Virgen quiso hacerse la señal de la cruz. Pero cuando llegó con los dedos frente a la cara, se le quedó paralizada la mano. La Virgen entonces hizo Ella la señal de la cruz muy despacio desde la frente hasta el pecho, y desde el hombro izquierdo hasta el derecho. Y tan pronto como la Madre de Dios terminó de hacerse la señal de la cruz, a la niña se le soltó la mano y ya pudo hacerla ella también. Y con esto entendió que Nuestra Señora le había querido dar una lección: que es necesario santiguarnos más despacio y con más devoción.
Mire a la gente cuando pasa por frente a una iglesia. ¿Cómo le parece esa cruz que se hacen? ¿No es cierto que más parece un garabato que una señal de la Cruz? ¿Cómo la haremos de hoy en adelante?
Como recuerdo de esta fecha de la exaltación de la Santa Cruz, quiero hacer con más devoción y más despacio mi señal de la Cruz.
 
La Exaltación de la Santa Cruz
Himno (laudes)
Brille la cruz del Verbo luminosa,
Brille como la carne sacratísima
De aquel Jesús nacido de la Virgen
Que en la gloria del Padre vive y brilla.
Gemía Adán, doliente y conturbado,
Lágrimas Eva junto a Adán vertía;
Brillen sus rostros por la cruz gloriosa,
Cruz que se enciende cuándo el Verbo expira.
¡ Salve cruz de los montes y caminos,
junto al enfermo suave medicina,
regio trono de Cristo en las familias,
cruz de nuestra fe, salve, cruz bendita!
Reine el señor crucificado,
Levantando la cruz donde moría;
Nuestros enfermos ojos buscan luz,
Nuestros labios, el río de la vida.
Te adoramos, oh cruz que fabricamos,
Pecadores, con manos deicidas;
Te adoramos, ornato del Señor,
Sacramento de nuestra eterna dicha. Amén
ORACIÓN
Señor, Dios nuestro, que has querido salvar a los hombres por medio de tu Hijo muerto en la cruz, te pedimos, ya que nos has dado a conocer en la tierra la fuerza misteriosa de la Cruz de Cristo, que podamos alcanzar en el cielo los frutos de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.-
Himno (vísperas)
Las banderas reales se adelantan
Y las cruz misteriosa en ellas brilla:
La cruz en que la vida sufrió muerte
Y en que, sufriendo muerte, nos dio vida.
Ella sostuvo el sacrosanto cuerpo
Que, al ser herido por la lanza dura,
Derramó sangre y agua en abundancia
Para lavar con ellas nuestras culpas.
En ella se cumplió perfectamente
Lo que David profetizó en su verso,
Cuándo dijo a los pueblos de la tierra:
“ Nuestro Dios reinará desde un madero”.
¡Árbol lleno de luz, árbol hermoso,
árbol hornado con la regia púrpura
y destinado a que su tronco digno
sintiera el roce de la carne pura!
¡Dichosa cruz que con tus brazos firmes,
en que estuvo colgado nuestro precio,
fuiste balanza para el cuerpo santo
que arrebató su presa a los infiernos!
A ti, que eres la única esperanza,
Te ensalzamos, oh cruz, y te rogamos
Que acrecientes la gracia de los justos
Y borres los delitos de los malos.
Recibe, oh Trinidad, fuente salubre
La alabanza de todos los espíritus,
Y tú que con tu cruz nos das el triunfo,
Añádenos el premio, oh Jesucristo. Amén

La Cruz de Cristo

San Miguel Arcángel,defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.
 
 
 
 
 
 
     
divisor.gif
   Ministerio de Oración 
 
 
Para recomendar esta pagina a tus familiares y amigos,  puedes utlizar  el sobrecito de abajo que se encuentra al pie de la pagina 
                    

Esta página es para propósitos educativos solamente. Para consejo médico específico, diagnósticos y tratamiento, consulte a su médico. El  autor de la  página  se esfuerza siempre para estar en plena comunión con la autentica Iglesia Católica y sus enseñanzas.

Por favor consulte a su proveedor de salud para información acerca de una condición médica específica.

This page is for educational purposes only. For specific medical advice, diagnoses, and treatment, consult your doctor.

Visit http://www.ipligence.com